facebook twitter google linkedin Share


Vivimos en una época de cambios. El campo tecnológico y la innovación son los principales impulsores de esa transformación, la cual no solo ha impactado los procesos al interior de las empresas, sino que también ha tenido una repercusión importante en la empleabilidad. 
 
Podría pensarse que la tecnología disminuye plazas laborales, pero, por el contrario, es un catalizador de la transformación y abre nuevas oportunidades para que las personas adquieran habilidades que estén acordes a los retos que la tecnología les plantea a las organizaciones en todos los sectores de la economía. 
 
La industria del desarrollo del software se ha convertido en uno de los grandes responsables en la creación de nuevos empleos. Desde el sector privado, se ha trabajo por convertir a Ecuador en un actor de gran importancia en el suministro de soluciones de tecnología de clase mundial. Hoy, más que nunca, los trabajos relacionados con la informática cumplen un papel fundamental en el crecimiento de la economía nacional. 
 
Ningún país puede aspirar a un rol importante en la industria global de software y servicios de informática sin fuertes inversiones en la formación de recursos humanos. Por eso, si queremos que Ecuador sea un líder en este mercado, se debe preparar a las nuevas generaciones. 
 
El eje no solo debe ser el aumento de la oferta y el mejoramiento de calidad de los cursos técnicos superiores, sino es necesario también preparar y motivar a los jóvenes para el estudio de tecnologías de información. Hay roles muy deseados por las compañías pero que en ocasiones son complejos de encontrar. Si ampliamos la base potencial de profesionales que suplan la demanda laboral, podremos potenciar el crecimiento del país y su consolidación como exportador de tecnología de clase mundial.



Más información:
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 mundo constructor    

 
 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Datta Business Innovation