facebook twitter google linkedin Share





 

Según BrandZ, el valor de las 100 marcas más importantes del planeta se incrementó durante el pasado año en un 21 %, nuevo récord de crecimiento en una década y la mayor adición de valor de la historia: USD 748.000 millones. Entre ellas, el sector de la tecnología aglutina más de un tercio del valor, pero si sumamos a los gigantes del comercio electrónico y a los proveedores de telecomunicaciones, el porcentaje se dispara hasta el 56 %. De las diez marcas más valiosas del mundo, seis corresponden a firmas vinculadas con las TIC.

Esta performance supera de lejos a la de los mercados financieros bursátiles, otrora los reyes de la rentabilidad. Así, mientras en los últimos doce años el S&P 500 se incrementó en un 102 %, la cartera de marcas fuertes de BrandZ lo hizo en un 172,10 %. Este sustancial gap de crecimiento significa muchísimo dinero extra para los accionistas de las empresas propietarias de tales marcas. Pero la brecha es aún más grande si analizamos el desempeño de aquellas marcas que son diferentes, innovadoras y disruptivas, que en el período considerado aumentaron su valor en un 226,70 %, más del doble de la tasa del S&P 500.

En el mercado todavía hay buenas oportunidades…

Las últimas estimaciones publicadas por Gartner apuntan a que, en 2019, el gasto en TI a nivel mundial alcanzará los USD 3,8 mil millones, un 2,8 % más que la cifra destinada en 2018. Sin duda, uno de los factores clave para beneficiarse de este crecimiento será la calidad de la experiencia del usuario. Es decir, que nuestro producto no solo ha de ser útil, sino también generar buenas sensaciones al utilizarlo. Si conseguimos este tándem estaremos generando experiencias únicas y notorias para el cliente, lo cual nos retornará en un beneficio tangible, no solo monetario sino también en nuestra reputación de marca a medio o largo plazo. La idea es generar experiencias inmersivas que envuelvan al consumidor en un entorno atractivo, confortable y que le permita disfrutar e interactuar, al mismo tiempo que se lleva una inolvidable impresión de la marca.

Nuevos desafíos

En la actual coyuntura, las marcas establecidas son desafiadas tanto por nuevas marcas -a menudo asiáticascomo por productos de marca blanca. Por ejemplo, en sectores como el de artículos de lujo o de cuidado personal, estas últimas suelen ofrecer buena calidad, estilo de moda y precios competitivos. Como muchas de ellas comenzaron a distribuir a través de Amazon, se beneficiaron del Efecto Amazon, esto es, bajo costo de entrada, amplia cobertura y credibilidad instantánea, consecuencias de las revisiones por pares y la fortaleza de la marca Amazon. Por su lado, esta corporación también aprovechó su credibilidad, introduciendo su propia marca de ropa y extendiendo su alcance hacia tiendas de comestibles y otras categorías complementarias.

IA para elevar el valor de marca

Las marcas exitosas utilizan herramientas de inteligencia artificial (IA) para mejorar sus productos, servicios y, en consecuencia, el fortalecimiento de su marca. Así, las compañías de cualquier industria emplean soluciones de IA para diversas campañas (fidelización, posicionamiento recordación, etc.) de marketing digital. Apuntan a objetivos de arquitectura de marca. Por ejemplo, las plataformas de inteligencia artificial (IA) pueden analizar millones de transacciones y predecir a un cliente que está a punto de abandonar a la empresa. O pueden analizar el ciclo de ventas empresariales y predecir qué tratos cerrarás en medio de un ciclo de ventas al mirar las condiciones históricas.







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 mundo constructor    

 
 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Datta Business Innovation