facebook twitter google linkedin Share


El evento, organizado por la Cámara de Comercio de Quito, la Aesoft, la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico y Kreab, congregó a empresarios, emprendedores y ejecutivos del sector tecnológico, en un espacio de dinamismo y conocimiento. 

Ecuador Innovación Digital fue el evento disruptivo del año. Su objetivo principal fue congregar a personas dedicadas a la innovación, transformación digital, automatización de procesos y robótica en un espacio de discusión y reflexión sobre las perspectivas del medio tecnológico para el futuro.

Las ponencias estuvieron a cargo de: Debs Delbart, Gerente de Políticas Públicas de Facebook para Elecciones en América Latina; Guadalupe Durán, Gerente General de Yanbal Ecuador; Diego Varela, Gerente de Operaciones de Uber para Perú y Bolivia; Sebastián Vidal, Director de Startup Chile y Parallel 18; Guillermo Estrada, Consultor Senior en el equipo de Analytics en IBM; Eric Nyberg, Cofundador y Director Científico de Data en Cognistx; Rodolfo Vega, representante de la Escuela de Computación en la Universidad de Carnegie Mellon; y Jorge Revilla, Arquitecto de soluciones en la nube para Microsoft.
 
La exposición principal estuvo a cargo de Andrés Oppenheimer, periodista, escritor y conferencista argentino, quien dio lineamientos generales de su último libro Sálvese quien pueda, que explica las necesidades sociales y laborales que provocarán los desarrollos tecnológicos que ya se encuentran en proceso de implementación a escala mundial. 
 
En la actualidad, muchos autómatas inteligentes cumplen funciones de diversa índole, que antaño ejercían seres humanos.
 
El mundo se debe adaptar a cada instante, los espacios sociales y culturales de todas las profesiones se modifican. Por ejemplo, existe una app que lee libros con cualquier acento; los audiolibros ya no serán construidos por voces humanas, sino que podrán grabarse en tiempo real por robots programados.
 

¿Cuál es la implicación de esta transformación?

Según Oppenheimer, el futuro del trabajo está en juego. La transformación digital modifica los espacios laborales, al mismo tiempo que los robots y la transformación digital modifican por completo las actividades humanas.  
 
Ahora, las grandes empresas utilizan menos personal humano debido a la automatización de procesos y la tecnificación. En Japón, por ejemplo, existe un hotel totalmente controlado por robots que ejecutan todas las actividades que podría realizar una persona.
 
“Hoy en día, los robots están conectados a la nube y a cada momento aprenden de sus errores y aciertos. Cada segundo los robots son más inteligentes y pueden ejercer cualquier actividad mucho mejor que un ser humano, sin necesidad de descanso ni beneficios sociales”, profundizó.
 

¿Qué va a suceder en los próximos diez años?

Los robots van a ganar la batalla del trabajo, pues son cada vez más baratos e inteligentes. Son proactivos, no tienen otra cosa más que cumplir la función programada. El tiempo se va a optimizar y el ser humano se ocupará de actividades relacionadas a la innovación y a funciones estratégicas y de criterio.
 
Normalmente, se piensa que este fenómeno no va a llegar a Latinoamérica con prontitud, pero, en realidad, sucede lo contrario: los países emergentes corren mayor peligro, pues poseen mayor cantidad de fábricas y espacios de trabajo en los que se realizan múltiples actividades repetitivas, que fácilmente pueden ser robotizadas. México y China son los países que más peligro corren en esta materia.
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 mundo constructor    

 
 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Datta Business Innovation