facebook twitter google linkedin Share


La historia de Nissan se remonta a Kawaishinsha Co., una fábrica de automóviles fundada por Masujiro Hashimoto en el distrito de Azabu-Hiroo, Tokio en 1911. Hashimoto era un pionero en la industria del automóvil de Japón desde sus comienzos. En 1914, un pequeño coche de pasajeros fue desarrollado basándose en su propio diseño, y en el año siguiente el coche hizo su debut en el mercado bajo el nombre de Dat. 
 
Su nombre proviene del acrónimo de “Nippon Sangyo”, que en japonés significa “industria japonesa”, y nace con la misión de proveer productos y servicios automotrices únicos e innovadores. Es así que, desde sus orígenes, la firma nipona ha apostado por desarrollos tecnológicos de punta que les permita mantener un diferencial competitivo en el mercado. 
 
 
Como explica José Luis Valls, vicepresidente senior y Chairman para Latinoamérica de Nissan, la innovación y la tecnología son el pilar de la estrategia de la marca a largo plazo. “No tomamos a estos aspectos de una forma hetérea y por sí misma, sino que deben tener una función y llevarla a nuestros clientes a, lo que nosotros decimos inspiracionalmente, un mundo mejor. Promovemos la innovación que solucione problemas de la sociedad y mejore las prestaciones para nuestros usuarios”, acota. 
 
La estrategia global de la marca actualmente es su concepto Intelligent Mobility, lo cual lleva a redefinir la movilidad. “Partimos de una industria automotriz de más de 100 años, que primero fue fabricar un auto y tratar de venderlo, posteriormente nuestro foco fue cómo transportamos gente y más tarde cómo conectamos a la sociedad. Nuestra premisa es cómo generamos esa conexión inteligente a través de tecnología de punta”, señala Valls.   
 
Computerworld, con motivo del Salón Internacional del Automóvil de São Paulo, viajó a Brasil para conocer de cerca las tendencias tecnológicas que influyen en la industria automotriz, ser testigo del debut de Nissan LEAF en América Latina, que ya tiene su venta confirmada en Ecuador en 2019, y recorrer el Complejo Industrial de Nissan en Resende, en el sur del estado de Río de Janeiro.

 
Este complejo nació con el objetivo de producir vehículos que cumplan con los estándares de calidad japoneses más rigurosos, y los resultados en estos últimos años demuestran que dicho objetivo se ha cumplido conforme a lo establecido en el proyecto original. La planta juega un papel fundamental en el fortalecimiento de la estrategia de la compañía para América Latina, exportando vehículos a ocho países de la región, incluido Ecuador.


Los principales sistemas tecnológicos, tanto Software como Hardware, están presentes en el proceso de fabricación de los vehículos Nissan, lo que genera eficiencia y rentabilidad de cada etapa y área de trabajo. La línea de producción cuenta con un total de 88 robots.
 
El Complejo Industrial de Resende cuenta actualmente con cerca de 2.660 (incluido el personal administrativo) empleados por ciclo de producción completo. Las actividades en la planta incluyen el enmascarado, las pruebas, el estampado, el revestimiento, la pintura, la inyección de plásticos, el montaje y la inspección de calidad, así como la producción de motores. 
 
Uno de los secretos del éxito del complejo es la maquinaria tecnológica de primera generación con la que se cuenta, además de plataformas de software que aumentan la rentabilidad y productividad de sus líneas de fabricación. Además de todos los recursos tecnológicos, lo que hace la diferencia es una considerable inversión en la capacitación del personal. Para ello, la multinacional de origen japonés también se apalanca de sistemas tecnológicos: algunos colaboradores se adentraron el Global Pilot Line, un simulador de líneas de producción Nissan ubicado en la planta de Oppama en Yokosuka (Japón).
 
Estos altos estándares se reflejan en la calidad de nuestros productos de la marca. La planta de Resende cuenta con procesos de producción que están entre los mejor evaluados de todas las plantas Nissan del planeta.

Tecnología: el diferencial en la línea

La calidad y la modernidad también son conceptos asociados a la planta de Resende. El área de calidad evalúa cada uno de los autos que salen de la línea de producción, en una pista de pruebas propia y con pilotos especializados. 
 
Las líneas de producción cuentan también con 88 robots, sin contar los Vehículos Guiados Automáticamente (AGV, por sus siglas en inglés), que emplean baterías recargables y sustituyen a las cintas transportadoras eléctricas en el proceso de manufactura. Lo anterior permite mayor flexibilidad en el proceso y menor consumo de recursos para hacer modificaciones, garantizando que Resende crezca y produzca cada vez más y mejor.



Nissan Intelligent Mobility

El Campamento de Nissan Intelligent Mobility, el cual se lanzó el mes pasado en Huadu, sede de Dongfeng Nissan y Dongfeng Venucia, es el centro de tecnología inteligente más grande de la industria automotriz. Permite a los visitantes aprender sobre la visión de marca, Nissan Intelligent Mobility, y experimentar algunas de las tecnologías que lo hacen realidad en la actualidad. 
 
Como explica José Muñoz, director general de Desempeño de Nissan y presidente de Nissan China, este centro tecnológico es una forma innovadora y creativa de hacer que el compromiso de la firma japonesa con la innovación y la conservación ambiental cobre vida.
 
Hay tres zonas de experiencias temáticas en este centro: el Salón de la Vida de Movilidad Inteligente, el Salón de la Ciudad del Futuro y el Área de Prueba de Manejo de Sylphy Zero Emission. Con un área total de 11.000 metros cuadrados, el lugar muestra el legado, el presente y el futuro de la marca  a través de exploración tecnológica, experiencias interactivas y pruebas de manejo.

 
 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 mundo constructor    

 
 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Datta Business Innovation